Domingo, 19 de Noviembre de 2017
siguenos >
 
Blogs
La “Trama” de Guadalix
         

La “Trama” de Guadalix

Por Francisco Rodríguez

Opinión   Francisco Rodríguez  @Francis76440634

 

Un comportamiento intolerable. Una denuncia ante la Guardia Civil. Una expulsión disciplinaria. Una concursante aislada, retenida durante unos días bajo tutela de psicólogos pagados por el programa, que se ha reincorporado este miércoles 8 de noviembre de nuevo a la casa de ‘GH Revolution’ . Una fiesta con ‘poco alcohol’ que termina en borrachera. Unos supuestos abusos furtivos, bajo el paño de un edredón no traslúcido, cometidos inequívocamente, según la mirada del Ser Superior, en la alcoba de una pareja… que amanece sonriente y feliz ante unas cámaras que siguen registrando su amor televisado.

 

Parece que, al fin, alguien ha dado con la tecla. Pero no. Demasiadas preguntas, interrogantes, sospechas, antecedentes. Sin explicaciones, sin transparencia. Con silencios ruidosos, filtraciones contradictorias y apagón informativo que se prolonga ya más de cinco días.

 

La trama parece interesante, pero queda por dilucidar si está al otro lado de las cámaras y de la pareja de concursantes.

 

La historia de la televisión en España revela que los formatos de mayor éxito y longevidad siempre han estado vinculados a su conductor. Y les ha sentado mal los cambios. ‘Un, dos, tres’ (Kiko Ledgard), ‘El Precio Justo’ (Joaquín Prat), ‘La Clave’ (José Luis Balbín), ‘Saber y Ganar’ (Jordi Hurtado) y… ‘Gran Hermano’ (Mercedes Milá).

 

Mediaset decidió prescindir de Milá después de dieciséis ediciones. Un comunicado escueto, otra vez, seguido de las explicaciones de la presentadora y la perplejidad de los seguidores del programa, de la audiencia y de la crítica y los expertos en programación. En el mismo paquete, sin respiro, abordaron una intensa revisión del formato y del acceso a sus contenidos. Llegó ‘GH Revolution’. Se suprimió el Canal GH directo, que emitía 24 horas. Se perpetró un casting con un centenar de concursantes hacinados en tiendas de campañas y deshidratados. Se habilitó una autopista para la circulación y entrada de información del exterior. Se anuló, una y otra vez, la decisión de pago de la audiencia soberana (Miriam, la concursante gallega, acaba de completar la tercera entrada en Guadalix. Pendientes aún de la repesca, se atisba récord). Se habilitó la presencia de actores ajenos al concurso, habituales de la prensa rosa, fieles seguidores de las indicaciones de los guionistas. Se aplaudió (otra vez Miriam, omnipresente) la comunicación desde el exterior de datos, reproches y sentencias que, en tiempos de Mercedes Milá, se habría resuelto con advertencia previa, cierre del micrófono y, finalmente, expulsión del plató“in aeternum”. Se confió la presentación a un profesional que no ve el programa, que desprecia e insulta a su audiencia y que sólo parece mostrar interés por el tamaño del pene de un concursante, sobre el que interroga incluso a su madre.

 

El resultado de esta estrategia es de sobra conocido. Se han ido encadenando mínimos de audiencia, de cuota de pantalla, de relevancia en las redes. Hasta límites difícilmente tolerables para una empresa que cotiza en el Ibex35 , operando  en un mercado muy competitivo y que se enfrenta a retos nada despreciables mientras los inversores salen despavoridos y pagan hoy 8,80€ por lo que en Mayo se valoraba a 13€. Nada menos que más de mil millones de euros se han esfumado en la valoración de Mediaset en seis meses. Se dice pronto…

 

El descosido merece un análisis más profundo, que llegará. Todo a su momento. Porque no sólo las Galas de ‘GH Revolution’ han fracasado. El despropósito se ha llevado por delante también a producciones colaterales como ‘El Debate’, los resúmenes y los contenidos alojados a lo largo de la programación de entretenimiento de T5 (El Programa de Ana Rosa, Sálvame, Cazamariposas, Deluxe).

 

La trama, previsiblemente, no se resolverá ante los seguidores del programa, que eventualmente crecerá por efecto del morbo. Está en manos de un muchacho humilde de Murcia, señalado, acosado, atrapado en un contrato leonino, condenado en base a sospechas(tal vez, ni eso) e insinuaciones delictivas, al que probablemente han arruinado de por vida. Y de una joven de Málaga aislada, retenida entre cuatro paredes de hotel, incomunicada y tutelada por empleados del programa. La trama se debería dilucidar en los Tribunales si, como reclama Mediaset en sus campañas corporativas, la pareja de concursantes se convierte, simplemente, en dos valientes frente al acoso.

 

 

De momento la Guardia Civil no investigará el presunto caso de abuso sexual denunciado por un directivo de la productora ante la no denuncia de la supuesta ‘victima’

 

 

Francisco Rodríguez




Merchandising oficial de cine, series de TV, comics y videojuegos Planetfan
 

Comentarios

No hay comentarios
 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 1 y 6?
  Acepto las reglas de participación
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar