Lunes, 20 de Noviembre de 2017
siguenos >
 
Blogs
         

"Cuida de ti y los tuyos" el blog del doctor Cabeza Ferrer: "Erosión de los dientes"

.

Madrid  01.11.2013

 

Aunque la caries y la piorrea son las dos enfermedades peores para la dentadura, hay otros trastornos que también inducen al deterioro de la misma.
 

Uno de estos es la erosión dental que puede definirse como la disolución del esmalte en la zona del cuello del diente. Merece la pena fijarse en tal proceso por dos motivos: uno porque lo que se destruye es el esmalte que es el protector del diente y otro porque quien actúa como corrosivo es la acción química de ciertos ácidos, como en los casos de consumo excesivos de frutas, de bebidas refrescantes dulces y colas, de muy bajo pH, a lo que se suma la acción de la fermentación y el desgaste mecánico producido por el mal uso del cepillo dental manual o eléctrico.
 

Los químicos que pipetean en el laboratorio soluciones ácidas o las personas que tienen vómitos de repetición también pierden el esmalte.
 

En el caso de la fruta, quien tome mucho zumo de limón puro y en ayunas, pomelos, naranjas, tomates...etc., debe saber que aumenta tremendamente la acidez en el medio bucal y esto es fatal para el esmalte.
 

Una persona que durante cinco minutos mantiene en su boca zumo de naranja disminuye en un 17% la dureza de su esmalte.


 

                

 

La superficie del diente erosionado es lisa y suave y la principal molestia es la sensibilidad con el frío, con el calor o con el aire. Sensibilidad que comienza siendo ocasional para terminar de forma permanente.
 

¿Qué hacer ante la erosión y la sensibilidad?

 

* Limite el número de tomas de alimentos ácidos y corrija sus hábitos. El 70% de su dieta debe ser alcalina.


* Nunca se cepille después de haber ingerido alimentos ácidos. Recuerde que el ácido reblandece el esmalte. Sólo haga enjuagues con agua antes de que pasen quince minutos para arrastrar restos de alimentos o bebidas ácidas o muy azucaradas para que los ácidos no puedan atacar el esmalte, desmineralizarlo y producir una caries o una abrasión.

* Jamás utilice dentífricos abrasivos como son los que quitan las manchas de los dientes.


* No use blanqueadores dentales. Cuando se utilizan de forma excesiva y continuada pueden llegar a dañar el esmalte.


* No utilice cepillos de dientes con cerdas duras.


* Use el cepillo de dientes manual o eléctrico con una técnica correcta durante un tiempo suficiente para obtener unos óptimos resultados y no abrasionar los dientes ni retraer las encías. El cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves, elípticos y sin prisa.


* Es recomendable cambiar el cepillo de dientes cada dos o tres meses o antes si las cerdas están gastadas, las puntas no están redondeadas o usted es una persona de riesgo susceptible de alteraciones generales como fiebres reumáticas, hipertensión, hepatitis, diabetes. Así evitará irritar las encías y dañar el esmalte.


* Después de usar el cepillo hay que lavarlo con agua y secarlo, a fin de evitar que la humedad facilite el desarrollo de microorganismos.


* No utilice el cepillo de dientes manual o eléctrico de otra persona ya que existe la posibilidad de que esté contaminado el mango o la pieza vibratoria y aunque el riesgo sea bajo puede contagiarse de la hepatitis B. Ni tampoco el tubo de crema dentífrica.

 

Cuide su boca. La boca es vida.
 

 

Doctor Cabeza Ferrer




Merchandising oficial de cine, series de TV, comics y videojuegos Planetfan
 

Comentarios

No hay comentarios
 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 0 y 9?
  Acepto las reglas de participación
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar