Viernes, 9 de Diciembre de 2016
siguenos >
 
Entrevistas
Patricia Pardo, periodista y reportera de
         
Patricia Pardo

Patricia Pardo, periodista y reportera de "El programa de AR" y su último reto: Autoentrevistarse

“Cuando deseas algo con todas tus fuerzas el universo siempre conspira a tu favor”

Madrid  18.12.2012

 

Patricia Pardo es de esas periodistas que se te quedan en la retina. Su fluidez en las entrevistas a pie de calle y soltura en el plató hacen de ella un claro ejemplo de lo que es buen reporterismo y la posicionan como alguien a tener en cuenta en un futuro muy próximo para cometidos de más envergadura.

 

Le propusimos un reto: que se entrevistara a si misma;  y aunque en un principio su profesionalidad le hizo recapacitar, ya que ella nunca se ha considerado protagonista de la noticia sino transmisora de ella, al final accedió a nuestra petición y hoy podemos descubrir muchas cosas de su vida que seguro harán las delicias de sus seguidores y, por que no decirlo, también admiradores.

 

-De Patricia a Patricia, ¿Quién eres  y de dónde vienes?
Soy una periodista que nació en Santiago de Compostela hace 29 años, que intenta contarle historias a la gente a diario en “El Programa de Ana Rosa”. De mi abuela Aurora he heredado el carácter fuerte y el saber hacer las mejores filloas de Galicia. De mis padres, además de la altura (1,83 sin tacones), las ganas de luchar para conseguir mis objetivos. Ellos siempre han sido empresarios del sector textil. Tenían una cadena de tiendas de ropa en Galicia. Desde pequeña he vivido rodeada de prendas, perchas, alfileres, maniquíes y patrones… La parte creativa la ponía mi madre y la empresarial mi padre, pero la crisis no perdona… La estamos sufriendo y mucho en mi familia. Tengo una hermana pequeña, Tamara, a la que echo de menos desde que con 18 años me vine a estudiar periodismo a Madrid. Nunca te acostumbras a estar lejos de la familia… Hace dos años se fue a trabajar a Rotterdam y lo pasamos muy mal. Por suerte, es una chica luchadora y muy valiente y acaba de montar un estudio de arquitectura en A Coruña con otros compañeros (@ebolarstudio).
 

Mi familia es lo más importante de mi vida, y en ella incluyo a Fran, mi pareja desde hace cuatro años. Siempre me dicen que he ido a buscarlo lejos, y es cierto, es gaditano. Como diría el anuncio, él me aporta ese poco de sur que necesito para no perder el norte… Todos ellos son mi pilar.

 

-¿Y cual es tu lema?
Lo dejo claro en mi frase de presentación de twitter: “Pasiño a pasiño faise o camino” (Pasito a pasito se hace el camino). Solía decírnoslo una monja en el colegio para que comprendiéramos a que con tenacidad y perseverancia se llega a la meta. A día de hoy sigo creyendo en esa frase. Creo que cuando deseas algo con todas tus fuerzas y luchas para conseguirlo, nada te puede frenar. El problema es que a menudo me obsesiono con correr, aun siendo consciente de que la esencia de este trabajo, y supongo que de la vida en sí misma, está en disfrutar de las cosas que ese camino te va mostrando a medida que avanzas.

 

-¿Un momento inolvidable?
Una frase que no se me borrará jamás: ”Han cogido a la becaria”. Así me enteré de que iba a dejar de digitalizar cintas para trabajar en plató. Fue en “Telecorazón”, un canal de “Ono” en el que hacía prácticas. Los directores decidieron darme la oportunidad de presentarme a un casting para un nuevo programa que comenzaba y decidieron contar conmigo. Ahí empezó todo y gracias a ese pequeño canal, tan especial, conseguí adquirir tablas suficientes como para que en un canal nacional se fijaran en mí. Siempre se lo agradeceré.
 

                     

                             Patricia en un directo

 

-¿Dónde has trabajado?
Empecé haciendo prácticas en Mediapró y con ellos estuve dos años trabajando en "Telecorazón". Me molesta cuando el público o los propios compañeros subestiman a los profesionales del corazón. Yo aprendí muchísimo de ese mundo y creo que es un error tratar de hacer comparaciones que no conducen a nada. Gracias a Mediapró pisé por primera vez una tele nacional, fue en “El Método por dos” (Antena 3). Después vino la etapa más viajera, con “Está Pasando” (Telecinco) y “El Buscador” (Telecinco). Hasta ese momento no era consciente de lo sacrificada que es la vida de un reportero. Nunca sabes cuándo vas a dormir en tu casa, o tan siquiera las horas que podrás dormir y dónde. Supone un sacrificio personal muy duro, especialmente si tienes pareja y ya no digamos hijos… Yo todavía no tengo y me gustaría mucho, pero creo que es imposible siendo reportera.
Tras un breve paso por “Vuélveme Loca” (Telecinco), volví a Antena 3 para trabajar en “Tal Cual”. Allí estuve muy a gusto, con compañeros y directores que ya conocía de otros programas y de los que he aprendido mucho. Al terminar el programa dije que sí, sin dudarlo, a una sustitución de verano en “El Programa de Ana Rosa” (Telecinco). Hasta hoy.

 

-¿Qué es lo que más te gusta de la televisión?
Su capacidad como medio para transmitir sentimientos. Creo que esa es la verdadera esencia, lo que llamamos la magia de la televisión. La tele para mí es el medio más eficaz para provocar sensaciones, porque lo tiene todo. Eres muy vulnerable cuando estás ahí delante de la cámara, sólo estás tú y tu capacidad para contarle una historia a la gente que te está viendo. Por eso cada día es diferente, porque nunca hay dos noticias iguales. Es increíble lo que cambia una imagen si la acompañas de la música correcta y de una voz que transmita el mensaje que se pretende. Eso es la tele, comunicación en estado puro.
 

 

-¿Y lo que menos te gusta de ella?
Lo ingrata que es en muchas ocasiones. Tengo 29 años y por suerte nunca me ha faltado trabajo, pero me preocupa mucho mi futuro. Conozco a tantos profesionales brillantes que se han quedado en el camino, que a veces me aterra la idea de no poder seguir en este medio que tanto me gusta. En la tele todo es muy inestable, dependemos de la continuidad de nuestros programas y por desgracia, a día de hoy, la vida de los espacios es corta. Por suerte, ahora mismo estoy en un programa muy estable y la audiencia nos acompaña. Cruzo los dedos para que todo siga así de bien
 

 

-¿Cuál es la mayor lección que te ha dado la televisión?
Que una conexión en directo puede hacer que todo cambie de pronto y eso a veces puede ser tremendamente injusto. La tele es traicionera, no hay que confiarse demasiado ni bajar la guardia porque nunca sabes cuándo te puede dar la espalda. Creo que lo mejor es demostrar quién eres a base de trabajo y más trabajo, no dormirse en los laureles ni suponer que ya está todo demostrado. Nunca se termina de aprender
 

 

-¿Tendrás muchas anécdotas?
Muchísimas. Lo bueno de viajar tanto es que conoces muchos lugares y personas y me han pasado cosas inolvidables. El programa en el que trabajo me ha dado la oportunidad de vivir experiencias muy enriquecedoras, como viajar a Haití con “Mensajeros de la Paz”. Otra cobertura internacional que recuerdo con mucho cariño porque nos lo pasamos genial, es la boda real inglesa. Fue toda una lección de periodismo; aprendí muchísimo.
 

 

Hay anécdotas muy divertidas, como una que ocurrió hace dos años, en la cobertura de la lotería de Navidad. Me tocó ir a Sort, en Lleida. Allí está La Bruixa d´Or, la administración que más vende de toda España, pero también una de las más recónditas y de difícil acceso. Yo fui hasta Barcelona en el ave y al llegar a la estación tuve que convencer a un taxista para que llevara hasta Sort. Ninguno quería, eran ya las diez de la noche y el viaje era largo. El pobre taxista no sabía lo que le venía encima… Al empezar la subida a Sort empezó a nevar y cuando llevábamos una hora en el coche nos encontramos con una placa de hielo en una cuesta. Allí nos quedamos completamente parados `porque el taxi no podía moverse. Nos pasamos toda la noche allí, con un holandés que iba a esquiar a Andorra y al que le dio por emborracharse, y con una patrulla de Mossos d´Esquadra, que en vez de rescatarnos se quedaron atrapados con nosotros. Yo conseguí llegar a tiempo al directo, pero mi pobre taxista se llevó la peor parte porque su mujer no se creía lo que le había pasado. Al final tuve que explicárselo yo por teléfono y pedirle que pusiera Telecinco para que comprobara que su marido no le mentía. Un desastre total…
 

 

También recuerdo que una vez en Barcelona, mi cámara se desmayó durante una conexión en directo con el abogado de Urdangarín. No se me ocurrió otra cosa que coger la cámara y seguir grabando yo. Claro, salí en el resto de canales con la cámara al hombro y resultó un poco extraño ver a la reportera grabando su propio directo. Otra que me recuerdan mucho, se la debo a mis 20 dioptrías. Tengo miopía magna y aunque llevo lentillas, me cuesta mucho ver de lejos. Cuando este verano me dieron la oportunidad de acompañar a Joaquín Prat en plató, me colocaron el cue (texto) tan lejos que no fui capaz de leerlo, y confesé en directo a todos nuestros espectadores mi “pequeño” problema de visión.
 

 

En cada cobertura nos pasan mil cosas. Desde gente que intenta meterse en tu directo, o te asustan en mitad de la conexión, como me pasó en esta última huelga general… cables que se rompen, invitados que llegan tarde… Incluso máquinas que fallan, como me pasó en un elevador en Córdoba. Me quedé atrapada a 15 metros de altura durante la última búsqueda en la finca de las Quemadillas.
Suelen preguntarme que si me pongo nerviosa en los directos y yo siempre respondo lo mismo: me pongo y me seguiré poniendo nerviosa porque significa que sigo teniendo mucho respeto a mi trabajo y creo que esa tensión es necesaria
 

                    

                     Patricia presenando en plató

 

-¿Las preguntas más repetidas por la gente?
Cuando vas por la calle, micro en mano, la gente no se suele cortar y nos preguntan cosas de lo más variopinto: ¿Esto cuándo se emite? Cualquier periodista puede constatar este “fenómeno” del cuándo se emite. Es la pregunta más repetida con diferencia.
Algo que me preguntaron hace poco y que me hizo gracia: ¿Eres de Callejeros Viajeros? Yo estaba en la Audiencia Nacional prevenida para entrar en directo y me quedé a cuadros…
Hay otra que es ya todo un clásico: ¿Cómo es Ana Rosa? ¿Es maja? ¿Es alta? ¿Está operada?
 

 

-¿Y cómo es Ana Rosa?
Intento aprender a ser tan serena y mesurada como ella. Nunca se lo he dicho, pero durante estos años en su equipo, me ha dado una gran lección de saber estar, paciencia y elegancia que se ha ido directamente a ese pilar del aprendizaje que intento construir. Creo que es buena persona, una mujer con educación y valores. El público la conoce, por eso no le falla.
 

 

-¿Cómo ves tu futuro?
Como diría Paulo Coelho, “cuando deseas algo con todas tus fuerzas el universo siempre conspira a tu favor”. Pues de momento seguiré soñando, pero con los pies en la tierra, esperando que Coelho esté en lo cierto. Mientras continúo mi camino. Pasiño a pasiño…
 

 

Pues Pasiño a Pasiño te dejamos agradeciendo tu deferencia para con Exclusiva Digital al regalarnos esta maravillosa autoentrevista y deseando que llegues a a tus objetivos Pasazo a Pasazo




Patricia Pardo
PlanetFanShop.com
 

Comentarios

Anton
Muy buena esta chica, la veo muchas mañanas y aparte de guapa lo hace estupendamente.

Jose Luis
Que Dios te siga ayudando, te lo mereces nena

pepe lois rodriguez
es muy serie y bruta

Ramón
Ya no existe material del que se fabricó esta Periodista, por eso su valor es incalculable. Es pieza única

 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 0 y 9?
  Acepto las reglas de participación
 

Asador Donostiarra

© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar