Lunes, 25 de Octubre de 2021
siguenos >
 
Blogs
'Jaguar', una buena historia trufada de errores y gazapos en la dirección artística y racord
         

'Jaguar', una buena historia trufada de errores y gazapos en la dirección artística y racord

Producida por Bambú, se encuentra disponible en Netflix

 Opinión    José Luis Márquez      Madrid (27.09.2021)

 

Netflix ha estrenado la serie ‘Jaguar’, con Blanca Suarez como protagonista principal e hilo conductor.

 

Se trata de una serie de 6 capítulos que apunta a que tendrá una segunda parte, cuya trama transcurre en el Madrid de 1962, con flashback a los años 40 durante la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración nazis.

 

Producida por Bambú, la productora de Ramón Campos que ha cosechado grandes éxitos en la ficción nacional, no podemos decir lo mismo de esta serie.

 

No sabemos quién habrá sido el director o directora artístico pero tiene fallos que son imperdonables. No comprendemos como Ramón Campos, tras visionarla, haya dado el visto bueno para su emisión.

 

 

Al margen de las interpretaciones de los actores, con un histriónico Oscar Casas, el hermano pequeño de Mario Casas, intentando imitar a James Dean en 'Rebelde sin causa', una Blanca Suárez varios tonos dramáticos más altos del registro que debía tener, y unos actores que, como en el caso de Adrián Lastra, están desaprovechados y sobre todo mal dirigidos, los gazapos son una antología del disparate cinematográfico.

 

Por recoger solo algunos de ellos, es muy divertido ver cuando un policía del año 1962 (los famosos “grises”) enseña su identificación y se ve puede ver una placa que corresponde a la insignia que en la actualidad lleva la Policía Nacional en sus gorras y que nada tiene que ver con la chapa de la policia franquista de esa época.

 

También causa risa ver los interruptores de la luz, totalmente actuales y nada que ver con los que había a finales de los 50 y principio de los 60 (época que viví yo siendo niño)

 

Y que decir de esos grifos monomandos en los lavabos del que es supuestamente un hospital de Almería…

 

¿Y Lola Índigo actuando con un traje actual?

 

Y si de montaje hablamos, ese Oscar Casas tirando al suelo dos veces seguidas el mismo cigarrillo recién encendido.

 

Es una pena que una buena historia se haya convertido en un hazmerreir a la búsqueda del gazapo. 




 
 
Tapers
 
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar