Lunes, 30 de Noviembre de 2020
siguenos >
 
Blogs
La forma en que trataron Jorge Javier y los colaboradores de Telecinco a Isabel Pantoja, lo más parecido a un 'Auto de Fe' de la Santa Inquisición
         

La forma en que trataron Jorge Javier y los colaboradores de Telecinco a Isabel Pantoja, lo más parecido a un 'Auto de Fe' de la Santa Inquisición


Jose Luis Márquez     Opinión     Madrid (22.11.2020)

 

Estas dos últimas semanas, se está llevando a cabo en Telecinco una especie de 'juicio' a Isabel Pantoja tras la emisión del especial 'Cantora, la herencia envenenada', donde sé ha 'juzgado y condenado' a la madre de Kiko Rivera, básicamente por las declaraciones que hizo el hijo de Paquirri en la revista Lecturas y, posteriormente, en el especial antes mencionado, sin que hubiera en los platós de Mediaset 'abogado defensor' ni un solo colaborador o colaboradora que se posicionara del lado de la tonadillera.
 
A la tonadillera se le ha acusado públicamente de ser "mala madre,  blanqueadora de capitales, apropiación indebida, robo, usura y hasta de hacer brujería a los hombres"
 
No ha faltado ningún detalle que lo diferenciara de uno de los 'Autos de Fe' que practicaba la Santa Inquisición en el medievo y solo faltó condenar a Isabel Pantoja a la hoguera para redondear el dato de gran audiencia que hizo Telecinco.
 
En cualquier caso no deja de ser una más de los tantos 'ajusticiados' por esta especie de Santo Oficio que parece es 'Sálvame', donde 'ajustician' a famosos y populares por distintos motivos, que pueden ir desde la audiencia hasta  quitarse enemigos profesionales de en medio que les quiten décimas audiencia desde otra cadena (véase el famoso caso de la periodista Pepa Jiménez)
 
Según cuentan, a Paolo Vasile solo le importa una cosa: La audiencia. Cómo se consiga le trae sin cuidado, y esto lo digo con conocimiento de causa ya que me lo reconoció personalmente él propio CEO de Mediaset en un desayuno que tuvimos hace unos años en su despacho en Fuencarral
 
Ver a Rafa Mora o a los sexagenarios Mila Ximénez y Kiko Matamoros ejerciendo de 'Torquemadas' del Siglo XXI es un espectáculo impagable. Sobre todo por lo mucho que tienen que callar y  esconder ellos personalmente.
 
Estos tres personajes telecinqueros si serían unos buenos candidatos a pasar por la Santa Inquisición, pero eso fueron otros tiempos. Ahora no te someten a tormentos, solamente 'te despedazan personal y profesionalmente' desde un plató de Telecinco
 
De paso me gustaría hacer un llamamiento a algún fiscal o juez de guardia para que de alguna manera profundicen en si este tipo de actuaciones son delito o por el contrario están amparadas en la libertad de expresión y en su libre derecho de ofender alegando el principio de la información.
 



 
 
Tapers
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar