Lunes, 28 de Septiembre de 2020
siguenos >
 
Deportes y Entretenimiento
Xavi e Iniesta, dos despedidas muy diferentes a las de Messi
         
Photo by Manminder Public Domain (License)

Xavi e Iniesta, dos despedidas muy diferentes a las de Messi


Redacción  Deportes    Madrid (08.09.2020)

 

Ha llegado el día que muchos culés temían. Leo Messi ha notificado al FC Barcelona que quiere abandonar la entidad catalana de manera inmediata. Se trata del colofón final a una espiral de decadencia en la que club azulgrana se encuentra inmerso. Pocos esperaban que, después de sufrir un 2-8 en contra en la Champions League y sumar la derrota culer más dolorosa de la historia, esta no sería la peor noticia de la temporada.

 

El adiós de Messi ha tenido un impacto colosal en relación al planeta fútbol. Su adiós se ha analizado en todos los programas de debate, en los informativos, en las publicaciones físicas y seguro que también modificará las previsiones de las diversas casas de apuestas; muy versadas en el análisis de los equipos y en sus fortalezas y debilidades. La marcha del astro argentino deja muy tocado al Barça. Messi es noticia siempre, no solo en el plano deportivo sino también mediático, su boda fue todo un acontecimiento en Argentina. El burofax enviado por el astro argentino ha sido un golpe directo a la línea de flotación azulgrana, con una directiva discutida que ve como la situación es cada vez más insostenible.

 

Lo que sí es seguro es que las maneras con las que Messi ha notificado su adiós distan mucho de las de otras leyendas azulgranas. Cuando imaginábamos el adiós de Messi nos venía a la cabeza una despedida similar a la que vivió Francesco Totti cuando abandonó la Roma. El deseo casi impetuoso de Messi de abandonar la entidad ha evitado estas imágenes. Si Messi hubiera decidido acabar su carrera deportiva vestido de azulgrana seguramente habría sido la historia más bonita que se ha visto nunca en el mundo del fútbol, con el mejor jugador de la historia luciendo los colores de un solo club toda su etapa deportiva. Finalmente, no podrá ser así. Y parece que nos tendremos que conformar con ver a Messi nuevamente a las órdenes de uno de los técnicos que más han influido en su etapa como futbolista: Pep Guardiola. La imagen, sobre el papel, parece atractiva, pero muchos de los seguidores azulgranas no entienden esta decisión tan abrupta.

 

Para comprar el adiós de Messi con el de otros iconos azulgranas queremos hacer un ejercicio retrospectivo y recordar como se fueron las dos leyendas culés que lo han precedido: Xavi Hernández y Andrés Iniesta. Los dos dejaron un sabor de boca excelente y sus adioses son paradigmáticos en relación a cómo se debe despedir a un jugador con honores. El contexto deportivo no era el mismo, el Barça aún aguantaba de pie gracias a los resultados obtenidos y los dos pudieron irse con un título bajo el brazo. Iniesta lo hizo con la Copa del Rey, tras un recital majestuoso que generó una opinión unánime dentro del barcelonismo: Iniesta todavía tenía mucho fútbol en sus botas. Xavi, por su parte, lo hizo ganando el triplete. Las tres copas más deseadas: Liga, Copa y Champions, lo hizo bajo las órdenes de Luis Enrique después de un año de luces y sombras. A mediados de temporada parecía que las interacciones entre el técnico y los jugadores eran mínimas, incluso agresivas. Hubo un punto de inflexión en el que el entrenador asturiano dejó a muchos de sus hombres más talentosos en el banquillo y esto provocó un cisma en el vestuario. El partido ante la Real Sociedad que seguro que muchos seguidores blaugrana recuerdan.

 

El partido posterior, ante el Atlético de Madrid, nos dejó una de las fotos más famosas de la historia reciente del fútbol: Neymar, Messi y Luis Suárez, celebrando un gol. Nacía el tridente, uno de los motivos que provocaron que Josep Maria Bartomeu ganara las elecciones a la presidencia del Barça ese mismo año. Una filosofía deportiva que lo basaba todo en los éxitos cortoplacistas y una situación que seguramente nos ha llevado a la situación actual.

 

Para recordar con más detalle los adioses de Xavi e Iniesta empezaremos por el inicio de la historia relativa a sus despedidas. En primer lugar hay que destacar como lo notificaron. En el caso de Xavi Hernández lo hizo a través de una rueda de prensa. El jugador de Terrassa, muy respetuoso con la entidad azulgrana, afirmó que "era el momento de irse", después de vivir 17 temporadas en el club catalán. El futbolista ostentó un rol secundario ese mismo año, y esta situación lo invitó a iniciar un ejercicio reflexivo: "Ya no soy tan útil como antes, quizás es el momento de irse". Xavi decidió irse al Al Sadd catarí, con la idea de volver al Barça en un futuro. De hecho, el egarense tuvo sobre la mesa una propuesta de renovación, que declinó finalmente. Explicó que era una situación difícil, por el amor que profesaba por estos colores.

 

Xavi notificó su decisión a finales de mayo, y el resto de partidos que disputó con el equipo catalán fueron casi un homenaje tras homenaje hasta disputar el último partido. El jugador fue reverenciado públicamente en el último choque de Liga, como una leyenda. Después del enfrentamiento fue manteado y dio una vuelta de honor al estadio. En la grada se pudo ver una lona donde se agradecía el paso de Xavi por el club, desde un helicóptero se hizo una fotografía donde se podía leer el agradecimiento al jugador con la ciudad de fondo. Un adiós muy emotivo que provocó que no sólo el jugador soltara alguna lágrima, sino que también lo hicieran los aficionados. Una despedida de 10, para un jugador de 10.

 

El adiós de Iniesta también fue excepcional. El excelente jugador de Fuentealbilla reconoció públicamente a una entrevista que ya no "podía dar lo mejor" de sí mismo. El último partido que disputó en el Camp Nou fue ante la Real Sociedad, el público proyectó un mosaico donde se podía leer "Iniesta Infinito". Buena parte del partido se pudieron escuchar cánticos en honor del jugador y su adiós fue una noche soñada. El jugador fue sustituido en el minuto 81, con lágrimas en los ojos y con buena parte del estadio también en estado lacrimógeno. Una vez terminó el partido apareció nuevamente sobre el césped y dedicó unas palabras a los seguidores.

 

 

Estas dos situaciones son similares a las que Messi podría haber vivido si entramos en el mundo del fútbol ficción. Parece que la historia acabará de la peor manera posible, y los culés no podrán escribir un final de altura a uno de los cuentos más bellos que nos ha dejado la historia del fútbol. Las cosas no siempre salen como uno desea.

 

 




 
 
Tapers
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar