Domingo, 29 de Mayo de 2022
siguenos >
 
Entrevistas
Mis aventuras con los Payasos de la Tele: Comienzan los viajes por América (Capítulo 3)
         
Captura poster

Mis aventuras con los Payasos de la Tele: Comienzan los viajes por América (Capítulo 3)


 José Luis Márquez     Madrid (15.04.2022)

 

 

 

CAPITULO 3

 

Otro momento inolvidable en relación a la galas  fue cuando contrataron al grupo para actuar en Tenerife.

 

Volamos hasta la isla Canaria y aterrizamos en el aeropuerto de Los Rodeos. Un lugar que me transmitía malas sensaciones ya que hacía poco tiempo había tenido lugar el accidente de avión más trágico de la historia hasta entonces y que aún hoy mantiene ese espeluznante récord de victimas mortales al chocar dos aviones Jumbo 747.

 

En Tenerife estuvimos cenando precisamente en casa del médico forense que trabajo en las tareas de identificación de los cientos de victimas que hubo en el siniestro.

 

Este doctor tenía una hija muy guapa a la que enseguida se acercó Milikito y con quien se fue en un Volvo cupe del forense a pasar un rato en las discotecas de una zona de la isla mientras el resto de los payasos y yo nos volvíamos al hotel para descansar.

 

Pero mi noche no iba a transcurrir en paz y tranquilidad como esperaba. Cuando estaba en el mejor de mis sueños recibí de madrugada una sorpresiva llamada al teléfono de mi habitación en el hotel. Era Milikito quien asustado me decía que había tenido un accidente con el coche tras haberse quedado dormido cuando volvía a dejar a la hija del forense a su casa.

 

Asustado, enseguida le pregunte si les había pasado algo o todo había quedao en un susto o daños de chapa en el vehículo de la marca sueca. Me tranquilizó diciendo que solo se había salido de la carretera sin más daños pero que les tenía que recoger una grúa.

 

Al día siguiente cuando hice participe a su padre Miliki, tío  Gaby y primo Fofito de lo que había ocurrido obvié que Mili se había quedado dormido diciendo que había sido un momento de distracción y deslumbramiento con los faros de otro coche.

 

Volviendo de Tenerife a Madrid tuve un momento tierra trágame al pasar la Aduana del aeropuerto de Madrid Barajas de madrugada  con un número de la Guardia Civil.

 

Para las galas siempre llevábamos una serie de baúles con todo los bártulos necesarios para las actuaciones y al pasar por el puesto de control el picoleto de turno dijo que abriéramos los baúles. Entonces Gaby, un hombre prudente que nunca se metía en nada, se encaró muy ofendido al Guardia Civil  y le espetó -“¿Sabe usted quien soy yo? Soy Gaby de los Payaso de la Tele”. Una fanfarronada que tuvo una réplica inmediata cuando el agente le respondió -“Y yo soy Manuel Díaz, cabo de la Guardia Civil y usted me va a abrir los baúles”. Al final las cosas no llegaron a más y pudimos pasar la aduana sin problemas.

 

   Con mi querido Gaby, unhombre que desprendía bonhomia

 

 

Otra situación que viví con Milikito fue en la discoteca Alcalá 20 de Madrid que unos años después se incendiaria con el resultado de decenas de personas muertas.

 

Una  joven Norma Duval vivía en esa época su etapa de oro como vedette y tenía un espectáculo en la discoteca situada en el 20 de la madrileña calle de Alcalá. A Milikito le encantaba Norma y me insistió en que fuéramos a ver el espectáculo.

 

Obviamente no pude negarme, aunque a mí el género de la revista nunca me ha llamado la atención, y dicho y hecho saqué las entradas y fuimos a ver a Norma Duval en todo su esplendor.

 

Durante el espectáculo había un número en el que Norma se sumergía en una enorme copa de champán, de gran efecto visual, y recuerdo como Mili la miraba con cara extasiada como diciendo: ‘ha merecido la pena venir a verla solo por este momento’.

 

Terminada la actuación acudimos al camerino a saludarla y de paso llevarnos un par de besos de Norma cada uno.

 

Los momentos divertidos con Milikio (Emilio Aragón) eran continuos. Recuerdo también que en aquella época estaban de moda los bingos, y el más famoso y conocido de Madrid era el Canoe, donde se pagaban los premios más altos a la Línea y el Bingo

 

Algún día, antes de ir a cenar,  nos acercábamos al local de apuestas y entretenimiento situado en el Paseo de la Castellana, y  participamos del juego en un reto por ver si el Canoe nos pagaba la cena. Y alguna vez lo conseguimos pero lo más divertido era el vacile que se traía Emilio en la mesa de juego con los jugadores que ocupaban la mesa.

 

Entonces habían llegado a Canarias, no a la Península, unos relojes Casio digitales y Mili había comprado uno cuando estuvimos en Tenerife. El reloj lo tenía activado para que cada hora diera dos pitidos y una alarma programada. Cuando esto sucedía Emilio se ponía a hablar a través del reloj como si fuera un walkie talkie, provocando el asombro del resto de personas que ocupaban la mesa que le miraban con caras de asombro.

 

Llegaron las fiestas de Carnaval y nos contrataron para actuar en el famoso teatro Falla de Cádiz, donde actúan las famosas chirigotas cada año. Viajamos hasta Jerez en avión y desde allí nos trasladaron hasta la ‘tacita de plata’ para alojarnos en un hotel ya que la actuación era al día siguiente. Era mi primera vez en esa preciosa ciudad andaluza y fue donde descubrí los camarones fritos y las famosas tortillitas de camarones, comida que desde entonces forma parte de mi vida. En Cádiz todo fue un camino de rosas donde el público se volcó con los Payasos tanto en la ciudad como en el teatro durante su actuación y tras ella.

 

 

COMIENZA LA AVENTURA POR EL MUNDO

 

Pasaron algunas semanas, en las que tuvo lugar en España el golpe de Estado del 23F protagonizado por el coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero,  cuando un día me llama Miliki para decirme que tenía que reunirme con Raúl Villarino, un representante argentino que contrataba artistas internacionales por todo el mundo, ya que había venido a Madrid para hacer una propuesta a los Payasos.

 

 

Enseguida contacte telefónicamente con Villarino quien me dijo que estaba alojado en el Hotel Plaza, en la Plaza de España de Madrid y que nos reuniéramos en la cafetería del citado establecimiento hotelero.

 

Al día siguiente de la conversación telefónica nos reuníamos los dos en un clima de gran cordialidad. Villarino era un tipo maduro bragado en mil contratos artísticos y traía un importante propuesta laboral para que los Payasos volvieran durante un tiempo a trabajar en Argentina onde ya habían estado a principio de los setenta.

 

Tras hablar por encima de las fechas en la que estaba interesado me entregó el contrato. Un contrato que constaba solo de un folio escrito por una cara y la mitad de la otra. Al verlo me quedé muy sorprendido ya que en el mismo constaba la realización de programas de televisión, una película, un disco, actuaciones de teatro, merchandisinsg… y todos esto no podía ir recogido de forma tan escueta y resumida.

 

Le pedí a Villarino que me lo dejara ya que yo quería preparar uno en condiciones donde quedara todo bien reflejado y atado. Le pregunté si tenía prisa y me contestó que tenía pensado quedarse una semana en Madrid y cuando estuviera todo firmado se iría a Nueva York para contrata al genial bailarín ruso Mikhail Baryshnikov .

 

Dicho y echo me puse a trabajar en el contrato en el que al final el folio de Raul se convirtió en 32 páginas.

 

Quedamos a los cinco días para llevarle el nuevo contrato al que ya había dado su visto bueno Miliki estampando su firma y al entregárselo y ver el volumen del mismo me dijo: “¡Ché, parecés gringo!” en referencia al tipo de contratos con los que trabajan los estadounidenses en el sector artístico.

 

Al final accedió pero me hizo un comentario que me dejo con la mosca tras la oreja: -“No te preocupes querido, pero tené en cuenta que jugás en campo contrario”.

 

Comentario que con el paso del tiempo entendí claramente lo que quería decir.

 

Según el contrato teníamos que viajar a Argentina a finales de mayo de 1981 y estar al menos tres meses para poder realizar todo el contenido al que nos habíamos comprometido.

 

El 26 de mayo a medianoche nos dábamos cita en el aeropuerto de Madrid Barajas todo el equipo, familias completas de los Payasos incluidas, para poner rumbo a Buenos Aires y surgía el primer problema: ¡Llevábamos un exceso de equipaje de 500 kilos!. Algo que iba a suponer un importante desembolso y que no estaba previsto ni cubierto en el contrato.

 

Entonces se me ocurrió buscar al relaciones públicas del aeropuerto para comentarle el problema y ver si había alguna solución que no supusiera tal quebranto económico. Encantador, esta persona del que no recuerdo su nombre, me atendió y organizó todo para que no hubiera que pagar cantidad alguna.

 

Recuerdo que la revista ‘Sal y Pimienta’, que casualmente tenía a un reportero en  Barajas y fue testigo de lo que sucedió,  publicó este hecho con una breve nota acompañada de una fotografía que titulaba “Payasos pero no tontos”

 

 

Y despegamos en el vuelo nocturno. Doce interminables horas sin escalas hasta Ezeiza, nombre del aeropuerto bonaerense. Tras aterrizar sin ningún contratiempo, unos taxis nos llevaron a todos hasta la capital argentina, en concreto a la céntrica calle de Marcelo T. de Alvear, donde se encontraban los apartamentos en los que íbamos a vivir unos cuantos meses.

   En Buenos Aires

 

La distribución para el alojamiento en el edificio era la siguiente: Gaby con su mujer e hijos en un apartamento grande, Miliki con su mujer Rita y Milikito en otro apartamento de dos dormitorios, Fofito en un apartamento de dos dormitorios en el que se alojaría con su mujer y dos hijas y yo en un apartamento de un dormitorio donde estaba solo pero que era el más divertido de todos ya que era ahí donde nos reuníamos todos para preparar los guiones de los programas y nacían numerosos chascarrillos.

 

Y llego el día de debutar en  televisión. El contrato era para trabajar en Canal 7 Argentina Televisora Color, un nuevo canal que se había creado para el Mundial de Futbol de 1978 y que estaba en el mismo Buenos Aires (a veces incluso íbamos andando hasta el).

 

 

Tras ser presentados a los principales directivos del canal y hacer la típica rueda de prensa con coctel incluido a los medios de comunicación, nos metimos ya en harina.

 

 

 

CONTINUARÁ

 

 




 
 
Tapers
 
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar