Viernes, 20 de Septiembre de 2019
siguenos >
 
Sociedad
Los duros 'efectos secundarios' que tuvieron los protagonistas de 'Friends' tras la finalización de la serie
         

Los duros 'efectos secundarios' que tuvieron los protagonistas de 'Friends' tras la finalización de la serie

A pesar de ser millonarios y estrellas internacionales, a algunos la fama les costó muy caro

Redacción  Sociedad / TV     Madrid (18.08.2019)

 

El 22 de septiembre de 1994 fue el día en que comenzó a cambiar, de manera radical, la vida de seis actores estadounidenses prácticamente desconocidos has entonces. En esa fecha se estrenó la serie Friends, que daría fama mundial a Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, David Schwimmer, Matt LeBlanc y Matthew Perry.
 
Solo un par de años después los actores eran estrellas internacionales, pero como siempre ocurre con la fama tiene un precio y sus claroscuros, tener dinero y éxito no fue para todos sinónimo de felicidad.
 
La mítica serie terminó hace ya 15 años, pero sus seguidores siguen anhelando un reencuentro que parece imposible.
 
 
Jennifer Aniston recordaba hace unos días con gran nostalgia sus tiempos en 'Friends'.
 
"Extraño mucho esa época. Tener un trabajo que era una pura y absoluta alegría. Extraño estar con personas que amo enormemente y respeto más allá de las palabras, así que sí, estoy súper nostálgica de esos días".
 
Y no es para menos, porque además de lo sentimental esta la parte económica. Hacia el final de la serie cada uno de sus protagonistas ganaba un millón de dólares por episodio. 
Desde 'Friends'  Aniston dio el salto al olimpo de las superestrellas de Hollywood, convirtiéndose en una de las mujeres más deseadas y admiradas (incluido su corte de cabello, que pedía las mujeres en las peluquerías como el estilo "Rachel" -el nombre de su personaje-) y además se casó con el deseado Brad Pitt.
 
Pasados 25 años del estreno de la serie, que regresará a los cines de Estados Unidos a través de una selección de episodios con contenido inédito, Aniston puede decir que es una de las que salió mejor librada del lado "oscuro" de la fama.
 
Si bien es cierto que poco después del final de 'Friends' también terminó su matrimonio con Brad Pitt en medio de un escándalo de infidelidad que involucró a Angelina Jolie, justo ahora- a los 50 años-, parece que Jennifer se encuentra en su mejor momento estando en plena forma física y con estabilidad emocional.
 
Pero no se puede decir lo mismo de otros integrantes de la serie, para quienes la vida no fue sencilla ni en la época de plena euforia por Friends ni al terminar la producción.
 
 
 
Apenas hace unos días se supo que Matthew Perry, quien interpretó a "Chandler", lleva una vida solitaria, recluido en la habitación de un hotel a donde fue a parar después de tener problemas de salud.
Perry llegaba a consumir un litro de vodka en su peor época que, paradójicamente, era cuando alcanzó su pico de fama con “Friends”
 
En 2018 estuvo hospitalizado por una "perforación gastrointestinal". Tras ser dado de alta terminó en un hotel del que sólo sale cuando tiene alguna cita médica.
 
"Casi nadie lo reconoce porque es un desastre comparado con lo que la gente recuerda. Se mantiene reservado y difícilmente deja su habitación hasta después del anochecer, excepto por un cigarrillo o una cita en el hospital", declaró una persona al sitio Radar Online.
 
Los problemas en la vida de Perry no son de ahora. El actor ha estado tres veces en rehabilitación y en una entrevista hace años dijo abiertamente "todo el mundo sabe que tengo un historial de alcoholismo".
 
A Perry le resultó complicado asimilar la popularidad. "Durante unos ocho meses estuve encantado de ser famoso. Hasta que me di cuenta de que la fama no iba a arreglar las cosas que no funcionaban. Creía que la popularidad me haría feliz, pero no fue así. Y me llevé una profunda decepción", reveló el hombre que llegó a consumir un litro de vodka y unas 30 pastillas de Vicodin al día.
 
En el caso de Courteney Cox la fama de 'Friends' le pegó de distinta manera. La actriz se sometió a tratamientos estéticos que terminaron por transformar su rostro en medio de la presión que sentía por no envejecer.
 
 
"Crecí pensando que la apariencia era lo más importante, y eso es un poco triste, porque me metí en problemas", confesó hace tiempo la actriz, quien el pasado mes de junio cumplió 55 años.
Cuando terminó Friends, Cox tenía 40 años y pasó un tiempo antes de que volviera a tener un papel, por supuesto sin el mismo impacto que el de "Mónica".
 
La actriz sucumbió entonces a la seducción del botox y los rellenos y con el paso del tiempo ocupaba espacio en la prensa, pero no por su trabajo, sino por su aspecto.
 
Courteney no era ajena a los comentarios a su alrededor, pero fue hasta que se dio cuenta de lo distinta que lucía que decidió parar.
 
"En ocasiones tratas de luchar contra el paso del tiempo y perseguir la juventud. Lo intentas, pero un día ves una foto tuya y piensas 'Oh, Dios, estoy horrible'. He hecho cosas de las que me arrepiento y, afortunadamente, otras que se disuelven y se van. Es bueno porque este no ha sido mi mejor aspecto", reconoció.
 
Por su parte Lisa Kudrow se mantiene activa en el cine y la televisión de Estados Unidos, pues no sólo participa como actriz en producciones, sino que además pone su voz a algunos personajes de series animadas, pero su época en Friends también resultó complicada.
 
Kudrow, quien dio vida a "Phoebe", confesó que se sentía como una "montaña de mujer" al lado de Courteney Cox y Jennifer Aniston. Esa sensación la llevó a tener trastornos alimenticios para estar delgada.
 
"Lamentablemente, cuando eres mujer y te ves delgada. Todos te dirán que luces bien", dijo Lisa en una entrevista con Marc Maron.
 
"Cuando estaba muy flaca, me sentía enferma todo el tiempo, resfriada, con sinusitis, con gripe. Por aquel entonces cuando me veía en televisión siempre me sentía enorme. Me veía en la televisión y sentía que era como una 'montaña de mujer'. Era mucho más grande que Courteney y Jennifer", confesó.
 
 
Y aunque han pasado 15 años desde que se terminó la era Friends, Lisa sigue sintiendo inseguridad respecto de su figura. "Lucho todo el tiempo. He llegado a sentir que los demás no merecen verme por mi 'exceso' de peso. El pesar más no debería ser visto como algo malo".
Lisa, que ahora  tiene 56 años, un día simplemente dejó de luchar contra su peso y se dio cuenta de lo bueno que era crecer. "¿Qué importaba que estuviera más envejecida? Hacerse mayor es maravilloso ¿Por qué tenemos que convertirlo en algo horrible?".
 
David Schwimmer, quien interpretó a "Ross", tampoco puede hablar sólo del lado amable de la fama. El actor llegó a declarar que terminó detestando la serie y en esa época lo único que hacía era tratar de esconderse.
 
Para el actor, que cumplirá 53 años el próximo mes de noviembre, la fama era "bastante discordante y estropeó mis relaciones con otras personas durante años hasta que logré ajustarme y sentirme cómodo con ello", según explicó a The Hollywood Reporter.
 
Como ocurrió con sus compañeros, la fama le llegó de golpe, como un mazazo. Pasó de ser un actor veinteañero un tanto "frustrado y desanimado" a tratar de ocultarse en público.
 
"Como actor, la forma en que fui entrenado, mi trabajo consistía en observar la vida y a otras personas, así que solía andar por ahí con la cabeza descubierta, observando, mirando a la gente. El efecto de la celebridad fue todo lo contrario: hizo que me quisiera esconder debajo de una gorra de béisbol y no ser visto. Me di cuenta después de un tiempo que ya no miraba a la gente, que trataba de esconderme".
 
Tampoco le resultó fácil ser encasillado en el papel de "Ross" no sólo por la gente, sino por los productores en Hollywood.
 
Sin embargo, David ha trabajado para sobrevivir en el medio y en 2016 obtuvo reconocimiento al interpretar al abogado Robert Kardashian en American Crime Story.
 
Para Matt LeBlanc, el intérprete de "Joey", el final de la serie estuvo a punto de llevarlo a una depresión nerviosa.
 
Y es que apenas terminaba Friends cuando Matt estaba ya metido en otro proyecto, un spin-off que seguiría los pasos de Joey, pero como confesó en una entrevista con Mirror, lo último que necesitaba era estar delante de las cámaras otra vez. El proyecto no funcionó como él esperaba y decidió darse una pausa de cuatro años.
 
"Durante años y años apenas salí de la casa. Estaba quemado. No quería tener una agenda, no quería estar en ningún sitio. Mi agente estaba decepcionado. La mayoría de los actores llaman a sus agentes y dicen: '¿Qué hay de nuevo?'. Yo llamé al mío y le dije: 'Por favor, pierde mi número durante algunos años'. Fue una época oscura. Casi tuve una depresión nerviosa".
 
El actor también ha tenido que lidiar con el hecho de que su verdadero carácter no es como el de "Joey".
 
"La televisión tiene esta cosa extraña. Ves a un personaje en multitud de situaciones por tantos años y no puedes evitar creer que así es la persona… la gente me pregunta si estoy bien porque soy mucho más discreto y reservado que mi personaje en Friends. Creen que estoy deprimido o triste o enojado, pero simplemente no tengo ganas de salir frente a una audiencia y hacer un programa de televisión. Ese no es quien soy", explicó en una entrevista con The Guardian.
 
Muy lejos está ya la época oscura de LeBlanc, quien está activo ahora con la serie Man with a plan.



 
 
Merchandising oficial de cine, series de TV, comics y videojuegos Planetfan
 

Comentarios

No hay comentarios
 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 0 y 0?
  Acepto las reglas de participación
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar