Viernes, 21 de Febrero de 2020
siguenos >
 
Sociedad
Narcís Rebollo, pareja de Eugenia Martínez de Irujo:
         
Foto. Vanity Fair

Narcís Rebollo, pareja de Eugenia Martínez de Irujo: "A nuestra edad es muy antiguo eso de casarse"

Declaraciones exclusivas del magnate de la música a Vanity Fair

Redacción  Sociedad y VF   Madrid (24.01.2020)

 

Narcís Rebollo, presidente de Universal Music, creador de los mayores éxitos musicales en todo el mundo y actual pareja de Eugenia Martínez de Irujo, ha concedido  una entrevista en exclusiva a Vanity Fair en su número de febrero en  la que relata cómo fundó Vale Music y se hizo millonario reinventando el negocio de la música.
  
No suele perderse los Grammy Latinos, que se celebran anualmente en Las Vegas. Aprovechando esa visita, hace dos años Eugenia Martínez de Irujo y Narcís Rebollo decidieron casarse. Disfrazados, eso sí: él de Elvis y ella de Marilyn. El lugar elegido fue Little White Wedding Chapel, famosa por haber acogido las bodas de personalidades como Paul Newman o Joan Collins. “Es serio, no creas. Íbamos con el cachondeo y el cura nos preguntó si habíamos bebido. Nos casaron a las 11 de la noche. Es una boda de verdad. Antes hay que ir al Ayuntamiento y hacer un montón de papeleo”, explica. Ante la Justicia norteamericana tiene validez absoluta. Ante la española, tienen dos años para registrarla, cosa que la pareja ha preferido no hacer. “A ver, yo entiendo el matrimonio en un contexto en que quieras tener hijos y necesites una seguridad jurídica, pero ¿a nuestra edad? Es muy antiguo eso de casarse”.
 
Mucho antes de que le presentaran a Eugenia, Rebollo ya conocía a la duquesa de Alba. “Venía a muchos conciertos. Tengo fotos de ella con Bisbal y con Alejandro Sanz. Se venía con Alfonso [Díez] y disfrutaba muchísimo. Con el flamenco se volcó. José Mercé la adoraba. Era una mujer entrañable”. Y añade sobre su suegra: “Sabía que tenía muchos hijos, pero no controlaba bien quiénes eran. Soy muy despistado para los temas de sociedad”. Ahora conoce perfectamente a su familia política, con la que se lleva estupendamente. Aunque asegura no recordar la primera vez que fue a Liria, no se olvida de cuando Eugenia le enseñó la impresionante colección de pintura que poseen los Alba.
 
Sobre la forma en la que conoció a Eugenia, comenta con Vanity Fair: “Nos presentaron unos amigos comunes… Ella colaboraba con la Fundación Pequeño Deseo, ayudando con el tema de los niños, pedía deseos con artistas, coincidimos y…”, contesta esquivo a la pregunta. Prefiere evitar las preguntas personales. Su primera aparición juntos, en la Feria de Abril de 2017, supuso un pequeño tsunami en la prensa del corazón. ¿Quién era el nuevo novio de la duquesa de Montoro? Si Rebollo siempre ha sido una celebridad dentro del mundo de la música, desde entonces lo es también fuera de ella. Algo que asume con resignación y marcando firme algunas pautas: “Yo entiendo que Eugenia es una niña que ha nacido y ha convivido con esto. Pero yo no. Nunca he posado con ella en un photocall. Es una regla no hablada. Ni cuando vamos a la gala Starlite, ni cuando asistimos a un evento benéfico, ni durante el Universal Music Festival. Si hay fotógrafos, suelo dar un paso atrás. La que interesa es ella, no yo”.
 
 
Rebollo se casó en 2000 con Anna Turón, una abogada que conoció a través de unos amigos tras su vuelta de México. “Siempre he sido de relaciones largas”, asegura. La pareja tuvo dos hijos, Pau, de 15 años, y María, de 12, que viven en Barcelona con su madre. “Vienen mucho. Yo también voy. Tenemos una casa en los Pirineos, a pie de pista, y vamos a esquiar a menudo. Les encanta”. De los dos, Pau es quien, por ahora, sigue más de cerca los pasos de su padre. “Hace sus pinitos con la producción, y ahora dice que hay un grupo que quiere fichar. Viene mucho a Universal y conoce a todo el mundo”. A su hija también le gusta la música: “Pero pintar, más”.
 
No solo es uno de los hombres más poderosos de la industria de la música, sino que se codea con artistas internacionales de la talla de Madonna, Bono—de U2—, Paul McCartney o Elton John; es amigo de Alejandro Sanz —“Ayer fue su cumpleaños y le montamos una fiesta sorpresa”—; de David Bisbal —“Es un loco de la pesca. Una vez pescamos un tiburón. Cuando lo subimos a cubierta, era más grande que mi hijo”—; o de Manu Carrasco. A pesar de todo esto, se trata de un hombre que transmite una humildad sincera y un apacible sosiego. “Soy una persona optimista. Siempre veo y busco el lado bueno de las cosas. Para mí, cualquier problema es una circunstancia más. Me cabreo pocas veces y tiene que ser algo realmente grave”.
 
Presidente desde 2015 para España y Portugal de Universal Music, la discográfica más importante del mundo, es el creador de los éxitos musicales más virales de los últimos tiempos. Rebollo es el responsable de “Bomba” de King África, “No rompas más” de Coyote Dax, “Saturday night” de la danesa Whigfield, “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena o “Follow the leader” de los cubanos SBS, entre otros. 
 
Era 1997 y había nacido Vale Music. Su primer gran triunfo no tardó en llegar. Narcís tenía muy buena relación con la productora Gestmusic y con el genio de la televisión, ya fallecido, Joan Ramon Mainat. “Hacían un programa que se llamaba Crónicas Marcianas”, rememora en referencia al famoso formato de medianoche que presentaba Javier Sardá y arrasaba a finales de los noventa y principios de los años dos mil. “Empezamos a aplicar un concepto que llamamos placement musical y que consistía, básicamente, en utilizar la televisión como una radio. Elegíamos una lista de canciones para una franja horaria y las pinchábamos hasta que la canción penetraba en la conciencia de la gente”.
 
Pese a los muchos éxitos de Vale Music, el boom definitivo de la discográfica estaba por llegar. Y lo hizo de la mano de Operación Triunfo y, una vez más, de Gestmusic y Joan Ramon Mainat. “Ellos presentaron el concurso a TVE y nosotros planteamos un desarrollo a nivel musical y nos quedamos con los derechos”, recuerda Rebollo. Él y su socio supieron exprimir al máximo aquel filón y crearon Academia de Artistas, una oficina de management que organizaba todos los conciertos de los triunfitos así como los acuerdos con marcas: “Montamos una oficina que era como un hotel. Los chicos vivían allí, dormían allí. Se lo pasaban en grande”. Fueron los años más salvajes de Vale Music. “La industria estaba en plena crisis pero nosotros vendíamos millones de discos. Era una locura. Llegamos a tener el 30% de la cuota del mercado. Éramos la compañía número uno”.
 



Nuestro agradecimiento a Comunicación Ediciones Conde Nast por la cesión de la entrevista
 
 
Merchandising oficial de cine, series de TV, comics y videojuegos Planetfan
 

Comentarios

No hay comentarios
 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 5 y 5?
  Acepto las reglas de participación
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar