Lunes, 30 de Noviembre de 2020
siguenos >
 
Televisión
Águeda, la comensal de 'First Dates' que ha sido monja de clausura durante 22 años a la que  le encanta leer esquelas y el olor a porro
         
Imagen TwT

Águeda, la comensal de 'First Dates' que ha sido monja de clausura durante 22 años a la que le encanta leer esquelas y el olor a porro


Redaccion  Televisión   Madrid (17.11.2020)

 

 
Águeda se presentaba este lunes 16 de noviembre a buscar el amor en 'First Dates'. Es una mujer muy de su casa que no se imaginaba que se iba a salir de un convento de clausura tras pasar veintidós años enclaustrada y que no iba a volver a ir a misa jamás. 
 
Esta mujer  de Olite asegura que ella “era feliz” en el convento y que estuvo casi un año dándole vueltas a la idea de salirse porque tenía la sensación de que fuera podía ser igual de buena persona
 
Al final optó por dejar los hábitos por el amor de un joven “que se lo trabajó muy bien” y con el que se hizo pareja de hecho. Sin embargo, hace tres años que se quedó viuda y su vida volvió a cambiar.
 
Águeda tenía una cita con Julián, un exminero que tiene las cosas muy claras y afirma que la vida está para disfrutarla. Por lo que aunque ha tenido una buena primera impresión de su cita, aunque poco a poco iba cambiando de opinión. 
A Julián le ha parecido raro que Águeda no quisiera salir tanto de casa y al mismo tiempo le confesara que estaba enganchada a Facebook y a las compras online.
 
Y es que según iban pasando el tiempo Julián descubría más cosas que le distanciaban de Águeda. A él le encanta leer el periódico en el desayuno y a ella también, pero solo leer las esquelas de los difuntos. 
 
A Julián le gusta salir de fiesta y pasárselo bien, a ella no le gusta salir aunque le encanta “el olor a porro”. A Águeda le fascina Maluma y no ha dudado en bailar cuando en el restaurante de ‘First Dates’ ha sonado un tema suyo, algo que a Julián le ha pillado fuera de juego.
 
 
 
Pero la cita ha tenido más puntos de desencuentro que de encuentro y Julián ha decidido que cada uno se pagara lo suyo, un gesto que a su cita le ha espantado por completo y que no ha dudado en reprochárselo, le ha dolido más eso que las calabazas: “Qué me tenga que pagar yo los 15€, me he quedado muerta. 15 míseros euros”.  
 
Julián se ha sentido mal porque no veía la igualdad entre hombres y mujeres por ningún sitio y aunque, tiene claro que Águeda no será su pareja si le ha dicho que invitarle a cenar, le va a invitar: “Yo te voy a ir a ver a Pamplona y te voy a llevar a cenar para que veas quien es Julián”.



 
 
Tapers
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar