Viernes, 20 de Septiembre de 2019
siguenos >
 
Televisión
Anabel Pantoja monta el numerito: Se va del plató de 'Sálvame' y se encierra en el cuarto de sastrería de Telecinco
         
Imagen Twitter

Anabel Pantoja monta el numerito: Se va del plató de 'Sálvame' y se encierra en el cuarto de sastrería de Telecinco


Redacción  Televisión   Madrid 823.08.2019)

 

Este jueves 22 de agosto le tocaba a Anabel Pantoja someterse a la auditoria de la audiencia de ‘Sálvame’. Los espectadores creen que la ‘sobrinísima’ está más pendiente del móvil que del trabajo, critican sus lapsus lingüísticos y patadas al diccionario y también que no aporte informaciones propias. Anabel intentaba responder pero optaba por la ironía cuando Kiko Hernández le preguntaba qué hace cuando recibe la escaleta: «es la hora del aperitivo».
 
Era broma, quería explicar que hay temas que no puede abordar, pero las críticas de sus compañeros le hacían explotar: «Si no curro ¡Me voy!». Y así lo hacía yéndose hasta el director, Kiko Hernández, que ejercía de presentador, corría tras ella para convencerla de que regresara y se quejaba de que «los catedráticos de Logroño» se rieran de ella.
 
Pero es que los espectadores tienen razón. ¿Qué hace Anabel Pantoja dando su opinión, desinformando o incluso haciendo preguntas a invitados, en un programa de televisión?. Es como si al conserje de mi finca, un magnifico hombre, le pones a construir un edificio o hacer operaciones de apéndice. Pero lo cierto es que en el país de los ciegos el tuerto es el rey o la reina.
 
María Patiño iba también a su encuentro para reprocharle sus palabras ya que nunca han presumido de estudios ni le han reprochado que ella que no los tenga, solo quieren que se tome de otra forma el trabajo y ella, cansada, se quitaba el micro y se encerraba en el cuartito de sastrería.
 
 
Como es habitual en ‘Sálvame’, el plató se había trasladado al ‘pasillo de la fama’ de la cadena con todos los colaboradores intentando convencer a la sobrina de Isabel Pantoja mientras Mila Ximénez, llamando a la puerta, era mas resolutiva y contundente: «¡Se acabó! ¡Sal ya! ¡Estás haciendo el ridículo!»
 
Palabras que hacían salir a Anabel pero negándose a regresar a plató y, moviéndose entre la risa y el casi llanto, decía con ironía: «¿Por qué no hacemos una manifestación para que Anabel se vaya a la puñetera calle?»
 
Una pena que Dios de pañuelo a quien ni tiene mocos ni además sabe sonarse.



 
 
Merchandising oficial de cine, series de TV, comics y videojuegos Planetfan
 

Comentarios

No hay comentarios
 

Añade un comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a la siguiente pregunta
 
¿Cuánto son 3 y 3?
  Acepto las reglas de participación
 


© Exclusiva digital
Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar